Jugando aprendemos mejor

Y para hacer honor a esa premisa, ¡todos al agua! Padres e hijos en esta maravillosa experiencia de
compartir una actividad de convivencia de cierre de ciclo, mientras sus hijos aprenden y
desarrollan sus habilidades.